Hiedra: “Para perfeccionarse hay que equivocarse, y mucho”

Hiedra de tinta alicante entrevista

El pasado diciembre tuvimos el placer de conocer a Hiedra en el II Poetry Slam Alicante. Una poeta multidisciplinar de 22 años que coquetea con la creación y la experimentación. Ella misma afirma:

No recuerdo un día en el que no haya escrito, pintado, bailado, actuado, fotografiado. Algo, lo que sea

Hiedra

Hiedra, es la autora del poemario “Ayer ya será tarde” recientemente publicado con la editorial La Poesía Mancha de Carlos Salem y organizadora de la jam músico-poética que se celebra un jueves al mes en el Bar Aracataca en Alicante.

Hiedra es una joven motivada que la podemos ver muy activa en las redes, contagiando ese entusiasmo por crear espacios de encuentros multidisciplinares. Nos gustó mucho su energía, así que el pasado febrero nos desplazamos a Alicante y acudimos a su cuarta jam para conocerla más a ella y su proyecto .

Perteneces a la creciente comunidad alrededor del spoken word o poesía oral. Hiedra, ¿Cómo describirías esta comunidad a una persona que nunca ha oído hablar de ella?

La describiría como la fusión del teatro y la poesía, el regreso al origen.

No es lo mismo la poesía escrita para ser leída que la escrita para ser declamada: en la poesía oral el tono de voz, la expresión corporal y la dramatización del texto son elementos a tener en cuenta desde el principio.

Cuando escribo un texto para un Poetry Slam o algún evento de spoken word lo visualizo de una manera diferente a cuando lo hago para una plataforma escrita.

¿Cómo te iniciaste o llegó a ti esta experiencia de recitar en bares?

La primerísima ve fue una jam literaria en la Tetería Waslala en Alicante (ya no existe). Recuerdo el camino en tram de vuelta a mi casa esa noche, estaba emocionadísima. La experiencia había sido muy intensa e inspiradora, y eso que sólo éramos unas seis personas.

Después fui a algo parecido en El Refugio de San Juan pueblo, fue algo previo a un concierto de jazz.

El siguiente paso fue el Striptease Verbal de Viva la Pepa, aquello ya era diferente: tenía que prepararme 25 minutos de recital.

Algo que quiero añadir es que yo tenía (de algún modo sigo teniendo, aunque más controlado) un tremendo pánico escénico.

Pero después de saborear aquello, fue cuando me enganché en crescendo a buscar oportunidades para probarme. Y así llegué al Aleatorio, en Madrid. A partir de entonces, ha sido un no parar.

Eres la organizadora de la Jam músico poética en el bar Aracataca. ¿Cuánto tiempo hace que lo organizas?

Desde hace 4 meses, la primera jam fue el 8 de noviembre de 2018 (todo ochos y unos). Desde entonces hemos realizado una jam mensual.

¿Cómo te nació la idea de crear este evento?

Llevaba mucho tiempo queriendo hacerlo. Recuerdo una conversación con mi pareja hace más de un año, en una azotea, donde le explicaba paso por paso la idea y como la visualizaba.

En aquel momento estaba muy estimulada porque hacía poco había conocido a Marina, una bailarina rusa que organizaba jams de jazz en Moscú donde tanto músicos como bailarines improvisaban juntos. Quería algo así (de momento no tenemos bailarines, pero llegará) sólo que introduciendo también la literatura en el paquete.

Mi idea era invitar a ilustradores y/o pintores también, porque creo que la retroalimentación creativa no debería reducirse a la endogamia de un solo género artístico. Acabamos de empezar, pero poco a poco se irán añadiendo y puliendo las características de la jam.

La poesía ha renacido, se expande y ha desempolvado todas esas capas de olvido con las que pretendían enterrarla

jam musico poetico musical alicante aracataca
Hiedra, ¿Qué tipo de artistas suelen acudir?

De momento lo que más abunda son los poetas y los músicos, aunque también pasa por aquí algún que otro narrador y cantautor.

Tal y como he explicado antes, la idea es ampliar el arco: quisiera que se unieran también monologuistas, actores, bailarines, dibujantes. Que el compendio de arte en Alicante creara más colectivo no seccionado.

Algo que me gusta mucho tanto del público como de los participantes de la jam de Aracataca es que es un conjunto intergeneracional y muy respetuoso.

La atención hacia lo que está sucediendo la practican igual todos, desde mis hermanas de 8 y 14 años que nunca se pierden una jam hasta adultos de cualquier edad.

Además de llevar este evento, eres asidua de otros micros abiertos, jams, etc. ¿Cuál es el que más te ha inspirado o ejercido mayor influencia?

Esta pregunta tiene trampa. Antes de nada quiero aclarar que todos los micros abiertos me resultan una fuente de ebullición mental y que se agradece que haya tanta gente luchando por la apertura cultural en Alicante.

Tal y como he explicado antes, el momento decisivo definitivamente fue cuando fui a la jam poética del bar Aleatorio en Madrid, ¡me sorprendió tanto ver a aquella cantidad de gente escuchando y recitando poesía un miércoles de noche!

También me resultó muy emocionante participar en el del Kaf Café en Valencia, llegué una hora antes al lugar y ya no quedaba ni una silla libre, casi podríamos decir que ni un hueco.

Aquí en Alicante suelo asistir al del Refugio los viernes de noche, al de Viva la Pepa el tercer miércoles del mes y, obviamente, al de Aracataca el jueves de turno.

poetas actuales
¿Cómo describirías el momento actual de la poesía en España?

Como una revolución. La poesía ha renacido, se expande y ha desempolvado todas esas capas de olvido con las que pretendían enterrarla.

Me emociona ver tanto movimiento y tantas oportunidades, tanta gente que prefiere ir a eventos poéticos que quedarse en casa viendo la tele o llevando a cabo cualquier otra actividad vacía (sin ánimo de ofender a nadie, pero al final esa es la intencionalidad del molde social que han impuesto los últimos años).

Por otro lado, es verdad que cuando algo se transforma en un medio más “masivo” tiende a perder un poco su horizonte, podríamos resumirlo con un coloquialismo: si todo vale, nada vale. Mucha gente que antes no leía poesía se ha acostumbrado a escucharla en micros abiertos y llega a pensar que eso es el “top” de la literatura.

Existen grandes poetas en lo que inspirarse y a través de los que formarse, considero un error pensar que cualquier género artístico se reduce a la necesidad de expresión, porque también es un proceso y es esfuerzo y es experimentación. Apoyar las frases bonitas de Instagram o cualquier texto recitado como poesía es desmerecer todo lo que significa ese término.

Hace poco has publicado un poemario con La poesía mancha. Cuéntanos tu experiencia.

La verdad es que fue todo asombro, nervios e ilusión. Al finalizar el verano del año pasado tenía que hacer escala en Madrid para volver a Alicante, y aprovechando el trayecto quedé con Carlos Salem para comer y organizar un recital que teníamos entre manos (concretamente el primero del ciclo poético Ellas dicen que organiza el bar Aleatorio). Fue entonces cuando me ofreció la posibilidad de publicar con su editorial.

Firmamos contrato en octubre y desde entonces lo que puedo decir es que la editorial siempre ha escuchado mis propuestas y que estoy muy contenta con el resultado. Además me encantó saber que yo misma iba a ilustrar mi primer poemario.

Hiedra, ¿Cómo describirías Ayer ya será tarde?

Como un primer paso. Ayer ya será tarde es mi reflexión personal sobre el tiempo, el olvido, las injusticias, la distancia, la creación, el amor. Sobre las ausencias, en gran medida. Es un poco más extenso de lo que se suele entender por un poemario (182 páginas) porque recoge un alud de textos de ese primer año de iniciación poética de cara al mundo exterior: recitales, micros abiertos, eventos, publicar. Ayer ya será tarde ha sido, para mí, una vorágine necesaria.

Creo que la retroalimentación creativa no debería reducirse a la endogamia de un solo género artístico

¿Qué consejos le darías a la gente que está pensando en publicar?

Sobre todo, les aconsejaría que nunca y jamás de los jamases escribiesen con la publicación como primer objetivo. Primero se escribe, luego se decide qué se hace con el resultado, ya sea publicarlo, presentarlo a concurso, distribuirlo gratuitamente por redes sociales o guardarlo bajo la cama.

Diría que escriban mucho y corrijan más. Que lean. Que pregunten. Que escuchen. Que aparquen el ego (sé que a todos los que estamos en este mundillo nos puede resultar difícil, la propia figura del poeta parece incitar a crecernos, pero es antiproducente). Que se alimenten de todo y de todos. Que no tengan vergüenza: para perfeccionarse hay que equivocarse, y mucho.

¿Tienes algún proyecto en mente, Hiedra?

Muchos. Sinceramente, no sé parar. Ahora mismo estoy organizando una pequeña gira de presentaciones para Ayer ya será tarde, el cual salió oficialmente hace sólo tres semanas (su primera presentación fue en la librería Pynchon&Co el sábado pasado) y sin embargo, ya estoy cerrando un segundo poemario del que, si todo sale bien, podré hablar en no mucho tiempo.

Además estoy corrigiendo una novela que terminé de escribir el año pasado y este mes comenzaré a impartir talleres puntuales de haikus en institutos con el Grupo LEO de Alicante, además de recitales y encuentros con los alumnos.

Por ahora también estamos organizando una sorpresilla para el Día de la Poesía en la librería Pynchon&Co y estoy segura de que pronto surgirán sinergias que con artistas extraordinarios que he conocido últimamente.

Publicidad: En la página puede que aparezcan anuncios o enlaces, que pueden reportar algún tipo de beneficio al gestor de la página dependiendo de tu interación con ellos, con los que se ha pactado algún tipo de acuerdo. Si quieres saber más sobre los términos y condiciones o estás interesado en establecer algún tipo de acuerdo, abajo tienes los enlaces correspondientes. 

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Es fascinante cómo logras llevar a cabo cada proyecto que te propones, con tanta energía y pasión que se refleja en todo lo qué haces, pa’ delante caminante como siempre dice mi abuela

Escribe tu comentario, nos gusta saber vuestra opinión: